InformativoCR.com

las noticias más relevantes de tu país y el mundo

Sismo de 6,6 sacude Pacífico nicaragüense

MANAGUA, Nicaragua (AP) — Nicaragua y especialmente su capital, Managua, se mantenían alerta la tarde del viernes tras el segundo terremoto superior a 6,0 de magnitud en menos de 24 horas y miles de pequeñas y continuas réplicas que mantienen a la población en tensión mientras ejército y policía han sido movilizados en todo el territorio nacional ante la extensión de la alerta roja anunciada la noche del jueves.

Una mujer habla por teléfono celular mientras abandona un edificio en Managua, Nicaragua, el viernes 11 de abril de 2014. Un segundo sismo de magnitud 6.6 sacudió a Nicaragua el viernes, que siguió a otro registrado el jueves. (AP Photo

Una mujer habla por teléfono celular mientras abandona un edificio en Managua, Nicaragua, el viernes 11 de abril de 2014. Un segundo sismo de magnitud 6.6 sacudió a Nicaragua el viernes, que siguió a otro registrado el jueves. (AP Photo

El servicio sismológico de Estados Unidos informó que un segundo temblor de 6,6 sacudió el viernes el Pacífico nicaragüense y el epicentro fue localizado cerca de la ciudad de Nandaime y a unos 61 kilómetros al sureste de la capital nicaragüense, con una profundidad de 150 kilómetros.

Menos de 12 horas antes se había registrado otro terremoto de 6,1 en el lago de Xolotlán, en la región oeste de Managua.

“Hemos vivido dos terremotos de más de seis grados en menos de 24 horas. Nada indica que se produzca otro ni que no se vaya a producir, por eso hemos alargado la alerta roja”, dijo Rosario Murillo, portavoz del gobierno, que señaló que entre Nagarote y Momotombo, unos 50 kilómetros al norte de Managua, “hay una gran cantidad de viviendas que tendrán que ser demolidas por completo”.

También informó que “hay fallas de la red de agua potable, grandes zonas de Managua y municipios aledaños se han quedado sin agua”.

Mientras Murillo hablaba en directo por televisión, a las 18.03 sintió y anunció un nuevo sismo de magnitud de 4,4.

“Ningún techo es seguro, nadie lo puede asegurar”, señaló.

Angélica Muñoz, directora de la Red Sísmica Nacional, anunció que “dichosamente el sismo principal tuvo más de 100 kilómetros de profundidad, por eso respiramos con tranquilidad, esperamos que la tendencia se reduzca porque eso libera la energía, los sismos de baja magnitud que se están percibiendo los estamos procesando pero reducen la energía” y que “las réplicas no están superando la magnitud de 4 grados y estamos identificando qué falla o sistema de fallas se ha perturbado y tenemos que poner en vigilancia permanente. Estamos preparados 24/7 y tenemos un plan de aviso anticipado que está en funcionamiento”.

El sismo del jueves dejó un muerto y más de 200 heridos, daños en más de 700 vivienda y la suspensión de los servicios de electricidad y agua potable en algunos lugares.

Se registraron más de 1.000 réplicas, lo que llevó al gobierno del presidente Daniel Ortega a decretar alerta roja, que implica activar todos los comités locales de emergencia y mantener constante comunicación entre las diversas entidades sobre eventos específicos que tengan que ver con riesgos inminentes para la ciudadanía.

Imágenes mostradas por diversos medios televisivos mostraban el miedo de la gente que se encontraba en supermercados de la capital buscando víveres.

“Las estanterías se movieron violentamente y muchos productos cayeron al suelo, hubo un momento de miedo y gente salió corriendo”, dijo Ángeles Rodríguez.

Judith Silva, Presidenta del Instituto Vivienda Urbana y Rural, en declaraciones al noticiero TN8, dijo que “han colapsado muchas casas y hay que persuadir a los habitantes de que se trasladen a lugares seguros”.

El comandante Sergio Ramos, jefe de bomberos de Carazo, 50 kilómetros al sur de Managua, informó que “hay bastantes fisuras en edificios desde el ultimo sismo de las 14.30 (el viernes) que abrió las grietas de las paredes abiertas por el sismo del jueves”.

“Tenemos miedo de que si la situación continúa con estos pequeños temblores que sigue notándose, pueda haber más derrumbes. Estamos evaluando si es necesario evacuar a parte de la población”, añadió.

El Coronel Rogelio Flores, jefe de la Defensa Civil de Nicaragua, anunció que “se ha implementado el plan de empleo de tropa ante situaciones de desastre. Todas las tropas del territorio nacional están alerta”.

La directora General de la Policía Nacional de Nicaragua, Aminta Granera, decretó la movilización de todos los efectivos policiales del país para dar una respuesta eficiente a la emergencia.

El Consejo Nacional de Universidades anunció la suspensión de las clases en todas las universidades del país. El viernes, los colegios no abrieron sus puertas, la administración pública suspendió labores y gran parte de la empresa privada también.

La Zona Franca del sector de Las Mercedes, en la salida de Managua por la carretera norte, y uno de los parques industriales más importantes del país se ha decretado la evacuación y ha cerrado toda actividad.

“Por los temblores, el terremoto, nos han sacado a todos desde la 14.30, las paredes se movían, las lámparas, se sintió fuerte. Vinimos a trabajar pero como seguía temblando nos sacaron a todos” dijo Lourdes González, trabajadora del sector textil.

En Nagarote y Mateare los bomberos están repartiendo mantas, colchones, kit higiénicos y láminas de zinc, alrededor de 300 familias que han sido evacuadas de sus viviendas.

En la catedral Metropolitana de Managua, donde centenares de personas celebraban un acto religioso previo a la Semana Santa, miembros de la Cruz Roja y de los bomberos recomendaron a las autoridades religiosas, suspender la actividad obedeciendo al alerta roja del Gobierno y que ordena que no se celebren actividades que agrupe a personas.

“Ya nos estábamos calmando porque aunque han habido réplicas, pero este último sismo fuerte nos ha vuelto a angustiar, son cosas de Dios, solo nos queda orar”, dijo Miguel Ugarte.

Dos voluntarias estadounidenses de la organización No gubernamental Manna, que proporciona apoyo en salud y educación trabajaban desde un restaurante en la Carretera Sur de Managua porque la red de internet se había caído en su oficina.

Julienne Joyner, de 22 años, de Luisiana, dijo la AP “trabajamos para conectarnos con todo el mundo, saber dónde están, contactamos a las familias en los Estados Unidos y tratamos de estar cerca del aire libre”.

Su compañera Erika Crosley, de 22, natural de Georgia dijo que “mantenemos al grupo localizado, tenemos un plan de contingencia y hemos comprado suministros”.

Ambas voluntarias se mostraron sorprendidas por las colas de personas comprando en los supermercados.

Ronny Davies, un camarero de 27 años, dijo a The Associated Press que el alerta decretado por el gobierno “hace que ya haya poca gente en las calles… de que los edificios estén vacíos”. Agregó que “la ventaja es que hay muy poco edificios grandes aquí desde el terremoto antiguo (en 1972)” de 6,2 que destruyó la capital y dejó más de 10.000 muertos en Managua.

Anuncios

Acerca de redaccion@informativocr.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en abril 11, 2014 por en Internacionales y etiquetada con , , .

Videos

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 2.322 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: