InformativoCR.com

las noticias más relevantes de tu país y el mundo

EEUU bombardea al grupo Estado Islámico en Irak para evitar un “genocidio”

BAGDAD/ARBIL (Reuters) – Cazas estadounidenses bombardearon el viernes a combatientes islamistas que avanzaban hacia la capital del Kurdistán iraquí después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, dijera que Washington debía actuar para evitar un “genocidio”.

Cazas estadounidenses bombardearon el viernes a combatientes islamistas que avanzaban hacia la capital del Kurdistán iraquí después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, dijera que Washington debía actuar para evitar un "genocidio". En la imagen del 8 de agosto, unos marineros estadounidenses guían un caza F/A-18C Hornet en la cubierta del portaaviones USS George H.W. Bush (CVN 77) en el golfo Pérsico. REUTERS

Cazas estadounidenses bombardearon el viernes a combatientes islamistas que avanzaban hacia la capital del Kurdistán iraquí después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, dijera que Washington debía actuar para evitar un “genocidio”. En la imagen del 8 de agosto, unos marineros estadounidenses guían un caza F/A-18C Hornet en la cubierta del portaaviones USS George H.W. Bush (CVN 77) en el golfo Pérsico. REUTERS

Combatientes del Estado Islámico, que han decapitado y crucificado a prisioneros en su campaña para erradicar a los no creyentes, se han acercado a media ahora en coche de Arbil, capital del Kurdistán iraquí y sede de numerosas petroleras estadounidenses y europeas.

También se han hecho con el control de la mayor presa de Irak, según confirmaron autoridades kurdas el viernes, lo que podría permitirles inundar ciudades y cortar los vitales suministros de agua y electricidad.

Un portavoz del Pentágono dijo que dos cazas F/A-18 procedentes de un portaaviones en el golfo Pérsico lanzaron bombas guiadas por láser contra una pieza de artillería móvil utilizada por combatientes del Estado Islámico para atacar a las fuerzas kurdas que defienden Arbil.

Obama autorizó los primeros ataques aéreos estadounidenses sobre Irak después de que retiró a las tropas de su país en 2011 argumentando que hacía falta intervenir para frenar el avance islamista, proteger a estadounidense y salvar a cientos de miles de cristianos y de otras minorías que han salido huyendo para salvar sus vidas.

Estados Unidos también lanzó suministros de ayuda para los integrantes de la antigua secta yazidí que se refugian en una zona montañosa, rodeados por combatientes islamistas que les han ordenado convertirse o morirán.

“A principios de semana, un iraquí en la zona pidió al mundo: ‘Nadie viene a ayudarnos'”, dijo Obama en un discurso televisado el jueves por la noche. “Bueno, pues hoy América viene a ayudar”.

“Podemos actuar cuidadosa y responsablemente para prevenir un potencial acto de genocidio”, agregó. El viernes, la Casa Blanca afirmó que los ataques durarán mientras la situación de seguridad lo requiera.

El Estado Islámico se mostró desafiante. Un combatiente dijo a Reuters por teléfono que los ataques aéreos de EEUU “no tendrán consecuencias sobre nosotros”.

“Los aviones atacan posiciones que creen que son estratégicas, pero nosotros no actuamos así. Estamos entrenados para la guerra callejera de guerrillas”, añadió. “Dios está con nosotros y nuestra promesa es el paraíso. Cuando se nos promete el paraíso, ¿crees que la muerte nos frenará?”

El avance de los integristas sunníes, que también controlan una tercera parte de Siria y han combatido en la última semana en Líbano, ha desatado las alarmas en Oriente Próximo y amenaza con deshacer Irak, un país dividido entre chiíes, sunníes y kurdos.

En Bagdad, donde los políticos han paralizado sus actividades por la creciente violencia y el Estado parece hundirse, el máximo clérigo chií demandó la dimisión del primer ministro Nuri al Maliki, una osada intervención que podría poner fin al Gobierno del veterano líder.

ZONA SEGURA

Los combatientes suníes del Estado Islámico, un grupo escindido de Al Qaeda que busca establecer un “califato” y erradicar a quienes considera infieles, han tomado control de vastas zonas del norte de Irak desde junio. Su campaña se ha acelerado dramáticamente en la última semana, cuando expulsaron a las tropas kurdas.

La región kurda ha sido hasta ahora la única parte de Irak que ha sobrevivido a la década de guerra civil sin graves amenazas a su seguridad. Sus famosos combatientes “peshmerga” – que significa aquellos que afrontan la muerte – controlaban grandes zonas de territorio fuera de su región autónoma que servían de santuario para los cristianos y otras minorías.

Pero en la última semana, su resistencia se ha hundido ante el avance de los guerrilleros integristas, que tienen armas pesadas incautadas al Ejército iraquí y dinero en abundancia robado de los bancos.

Un portavoz de Naciones Unidas dijo que unas 200.000 personas que huyen del avance islamista han llegado a la localidad de Dohuk, a orillas del río Tigris en el Kurdistán iraquí y en zonas cercanas de la provincia de Nínive. Decenas de miles más han huido hacia la frontera norte, con Turquía, según responsables turcos.

“No hemos podido llevarnos nada salvo algo de ropa en una bolsa de nylon”, dijo a Reuters Shamil Abu Madian, un cristiano de 45 años que contó que ya había huido de la ciudad de Mosul cuando cayó en junio. Primero se refugió en una localidad protegida por los peshmerga, pero luego volvió a huir en medio de la noche cuando los combatientes kurdos desaparecieron repentinamente.

DIMISIÓN

Aunque el avance constante de los insurgentes del Estado Islámico ha amenazado con destruir a Irak, los políticos en Bagdad no han conseguido llegar a un acuerdo sobre la formación de un nuevo Gobierno desde las elecciones poco concluyentes celebradas en abril.

Maliki, un musulmán chií cuyos adversarios lo acusan de avivar la revuelta suní al gobernar de una manera demasiado autoritaria, se ha rehusado a abandonar el poder para dar paso a una figura menos divisiva, en desafío a la presión ejercida por Washington y Teherán.

El gran ayatolá Ali al-Sistani, un erudito de 84 años cuya palabra es ley para millones de chiíes en Irak y de otras partes del mundo, ha presionado reiteradamente a los políticos para que busquen el consenso y reunifiquen el país.

En su sermón semanal de los viernes, Sistani hizo su petición más directa por la renuncia de Maliki. Aunque no mencionó al primer ministro, dijo que los políticos en el poder estaban cometiendo un “grave error” y que era necesario elegir a otro líder para poner fin a la crisis de seguridad de Irak.

Fotógrafos de Reuters mostraron el jueves imágenes de insurgentes que habían izado su bandera negra sobre un puesto de control situado a apenas 45 kilómetros de Arbil, una ciudad de 1,5 kilómetros que se convirtió en centro de la industria local del petróleo cuando el resto de Irak solía ser demasiado peligroso para los trabajadores de petroleras extranjeras.

Petroleras estadounidenses como Exxon Mobil y Chevron evacuaron a trabajadores extranjeros de Kurdistán el jueves. Compañías más pequeñas también evacuaron a su personal y redujeron sus operaciones, al tiempo que sus acciones sufrían fuertes pérdidas el viernes.

Anuncios

Acerca de redaccion@informativocr.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en agosto 8, 2014 por en Internacionales y etiquetada con , , .

Videos

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 2.322 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: